El aborto voluntario es un tema altamente controvertido porque hace uso de elementos artificiales como los fármacos abortivos o la intervención quirúrgica destinada a desintegrar el feto. Los métodos tradicionales de aborto son menos artificiales pero conllevan grandes riesgos (hemorragias, muerte…) [Nota: Antes de que me lluevan puñales, aclaro que respeto la posición y decisión de cada persona que lea el artículo, simplemente expongo una serie de ideas para invitar a los lectores a reflexionar acerca de la artificialidad del aborto y lo que supone para el ser humano desde el punto de vista evolutivo.]

¿A favor o en contra del aborto?

Es la eterna pregunta, pero yo creo que no tiene mucho sentido. Si estar en contra significa condenar la decisión del aborto y querer prohibir la práctica, entonces no estoy ni a favor ni en contra. No estoy en contra porque no soy quién para decirle a la gente lo que tiene hacer y lo que no. Pero tampoco estoy a favor porque el concepto de aborto me parece uno de los inventos artificiales más contradictorios que hemos creado. Y me asusta ver que la gente lo acepta como algo normal y exige su implantación elevándolo a la categoría de derecho humano o derecho de la mujer.

Analogía de la comida basura

Si veo a alguien comer un kebab con patatas, cocacola gigante y donuts de postre, yo no voy a decirle que no puede comer eso, yo misma como cosas así de vez en cuando aunque sepa toda la mierda que lleva. Ni siquiera podría estar en “contra” de que este fuera el menú diario de esa persona, cada uno es libre de decidir lo que come.
Tampoco podría prohibirle ir al gimnasio para quemar todas esas calorías ni entrar en quirófano para hacerse una liposucción. Lo que sí tengo claro es que yo no eligiría hacer todo eso ni me parecería productivo reclamar facilidades para continuar en esa rueda. Quizá, por su bien, trataría de comentarle lo que pienso para intentar que se replanteara su dieta. Pero repito, no hay forma en la que pueda estar en contra de tal práctica. Más bien me opondría a que aumentara la oferta de pseudocomida y a que crearan nuevas formas de arrancar la grasa artificialmente. Lo más fácil es que no existieran estas opciones, y por tanto, estas tentaciones artificiales.

 

liposuccion

Pues bien, con el aborto pienso exactamente lo mismo. Quizá lo más sencillo fuera que no existieran los “avances” capaces de provocar un aborto a una mujer embarazada. Pero una vez que existen y se comercializan, no podemos depositar tanto la culpa en la capacidad de elección de las personas sino en la accesibilidad de la práctica.

La importancia de la elección y el control en la sociedad actual

Durante las últimas décadas hemos ido experimentado un cambio radical en la natalidad del mundo occidental. A los 20 no deseamos tener un bebé porque, aunque sea la edad biológica óptima para la procreación, nos parece una locura. Pero pasados los 40 queremos tener el primer niño y hay que acudir a clínicas especializadas para lograrlo, haciendo caso omiso a la caducidad natural de la reproducción humana. Jugamos a ser dioses, quitando y poniendo artificialmente como queremos y cuando queremos, porque la libertad de elección se considera más importante que el curso natural de tales acontecimientos.

Ahora bien, ¿cuántas personas han nacido sin que sus padres les quisieran realmente tener, y cuántos han cambiado de opinión, han ido adaptándose a la idea y han acabado siendo padres normales?. Muchísima más gente de la que pensamos. Si dejamos que solo las personas que están 100% seguras y dispuestas a tener un niño lo tengan, anulando los mecanismos naturales de la reproducción y convirtiendo la paternidad en algo totalmente controlable, estaríamos provocando un suicidio abrupto y forzado de las futuras generaciones.

Por otro lado da a casualidad de que la gente que más desea la paternidad suele ser la que más problemas de fertilidad atraviesa: edad avanzada, embarazos de riesgo, mala calidad de esperma, abortos espontáneos, menopausia… es decir, la gente menos favorecida en la selección natural.

Desmontando típicos argumentos a favor del aborto

He leído muchos comentarios de gente que apoya la idea del aborto, y esos comentarios se pueden agrupar en los siguientes argumentos:

“No legalizar el aborto = Obligar a parir”

“Nos obligan a parir” es una frase que deja bien claro el problema que hay con los acérrimos defensores del aborto. Si no es legal abortar no puedes victimizarte diciendo que te obligan a parir.

Es como si dices que si al doctor House no le dan su dosis de vicodina le están “obligando a sentir dolor”. El dolor no te lo provoca el doctor que no te da el medicamento, el dolor viene él solo de la pierna rota. Que el doctor quiera proteger a House de la adicción o quiera joderle ya es otra historia.

 

Del mismo modo, quien no da facilidades artificiales para abortar no “obliga” a parir, el parto es el resultado natural del embarazo.

Quien no da facilidades artificiales para abortar no “obliga” a parir, el parto es el resultado natural del embarazo - tuitear esta frase    

“El cuerpo femenino no se somete a votación, ni a debate, ni a leyes; ellas eligen”

Más de lo mismo, hay aquí una exaltación del derecho a la elección. Pero el problema es que no piensan en el elemento artificial que se interpone entre la mujer y su cuerpo: el procedimiento del aborto. La capacidad de elección existe, pero no una vez que el feto está en camino.

Sin embargo tenemos la falsa sensación de enfrentarnos a una elección una vez que el embarazo está en marcha. He oído muchas veces hablar de alguna chica joven que se queda embarazada y lo primero que pregunta la gente es “¿lo va a tener o no?”, como si fuera lo normal enfrentarse a esa decisión cada vez que un embarazo “no planificado” se produce. No hay una verdadera elección en ese punto, lo que hay es un embarazo y una posibilidad artificial de interrumpirlo.

comic aborto

“Si estás en contra del aborto, no abortes. Deja a los demás elegir”

contra el aborto

Si un aborto lo pudieras hacer voluntariamente sin ayuda de nadie ni de ningún invento artificial, no estaríamos hablando de si aborto sí o aborto no. El problema es que no es algo que se puede hacer de manera natural. Necesitas químicos previamente fabricados, intervención médica, operación quirúrjica, legislación al respecto. Es algo muy artificial que el ser humano no es capaz de hacer sin intervención de estos elementos. O sí, pero con un riesgo de mortalidad muy alto que la gente que tanto defiende el aborto no estaría dispuesta a asumir, lo que quieren es aborto “legal, seguro y gratuito”, o sea artificial. Y como todo lo artificial, sabemos que genera problemas y que tenemos que establecer controles porque se nos va de las manos muy fácilmente.

“Un feto no siente, es sólo un cúmulo de células”

Lo de establecer un límite temporal según el cual hay un momento el que el feto empieza a considerarse un bebé con vida y antes de eso no es nada, tampoco me parece muy lógico, la vida no conoce de límites categorizantes, es un continuo que no para de desarollarse ni un segundo, aunque a nosotros nos resulte más cómodo separar en fases para simplificar. Aparte no entiendo esta manera de adjudicar el derecho a la vida a un ser en función de su capacidad sensorial. De alguna manera esta forma de pensar determina que si la criatura no puede sentir dolor se puede destruir tranquilamente, como si el hecho de no sufrir te hiciera menos humano y más prescindible.

bebe aborto

“La prohibición del aborto es el machismo disfrazándose de ley”

Esta idea es una clara falacia de afirmación del consecuente. El razonamiento es falaz porque sigue el siguiente esquema:

  • En agosto no trabajo
  • Hoy no trabajo (porque es domingo)
  • Entonces, estamos en agosto–> ?!? (no tiene por qué)

——–

  • Es machista atentar contra la libertad de las mujeres por el hecho de ser mujeres
  • Con la prohibición del aborto se atenta a la libertad de las mujeres (claro, porque SOLO concierne al cuerpo femenino)
  • La prohibición del aborto es machista –> ?!? ¿en serio?

Creo que lo que la gente opine del aborto no tiene nada que ver con el machismo, es algo que va mucho más allá, que manipula el mecanismo más importante de la evolución humana. Da la casualidad de que los únicos seres humanos con capacidad de embarazarse son las mujeres; si fueran los hombres los que se embarazan tendríamos el mismo dilema y creo que a nadie se le ocurriría decir que se trata de un asunto hembrista.

Curiosamente el feminismo suele asociarse a la defensa del aborto (si bien hay pequeños grupos feministas que se posicionan en contra del mismo). Hay una tendencia general a considerar que el embarazo es una especie de castigo que contribuye a la desigualdad y por tanto hay que buscar una forma mediante la cual la mujer pueda controlar su cuerpo artificialmente para equipararse al hombre, que ya tiene ese control por naturaleza. ¿Por qué el embarazo, al ser algo únicamente femenino, se considera un lastre? ¿Y si fuera el hombre el que se embaraza, pelearíamos por alcanzar el privilegio artificial de gestar un bebé? ¿Está el feminismo masculinizando a la mujer, ya que parecemos valorar mejor todo lo masculino y despreciar lo femenino, en lugar de considerar objetivamente las ventajas y los inconvenientes de cada condición?

“Quien quiera abortar lo hará de todas formas pero de manera clandestina. Es feminicida no garantizar los medios de interrupción legal, segura, gratuita del embarazo”

El aborto sería entonces una política de reducción de daños para evitar que las mujeres busquen formas clandestinas de hacerlo y mueran en el proceso. Esto se hace en el ámbito de la toxicomanía; hay centros que dan jeringuillas de manera gratuita y habilitan lugares públicos para que los adictos se droguen “de manera segura”. Ahorran problemas secundarios asociados a la toxicomanía (transmisión de enfermedades como el SIDA) pero no hacen nada en cuanto al problema principal.aborto clandestino mortal

Cualquiera podría reclamar cualquier cosa amenazando con hacer conductas de riesgo: son claros casos de chantaje. Un niño castigado en su cuarto podría pedir que le dejen salir, porque si no va a salir de todas formas pero tirándose por la ventana y a lo mejor se rompe una pierna. Y la culpa de que se rompa la pierna no es suya, aunque sepa perfectamente cuales son los riesgos. Resulta que la culpa es de los padres por encerrarle. ¿Podríamos entonces decir que el castigo es infanticida?

“La inaccesibilidad del aborto vulnera el goce pleno de nuestros derechos sexuales y reproductivos”

Vulnerar el goce pleno de los derechos sexuales y reproductivos sería practicar la ablación de clítoris o la castración por ejemplo. No legalizar un método artificial para desintegrar un feto en construcción no es lo que yo entiendo por vulnerar esos derechos.

“Ninguna mujer aborta por gusto, es una situación de emergencia”

Claro, y cuando una persona se hace una liposucción o reducción de estómago (con los riesgos de muerte que conlleva) tampoco lo hace por gusto. Es una intervención que intenta deshacer las consecuencias de haber hecho otras elecciones con anterioridad.

“No tenemos derecho a tener hijos que no podemos alimentar ni educar, y ya hay muchos niños huérfanos en el mundo”

¿Entonces por qué en vez de adoptar o apadrinar niños y repartir alimentos y medicamentos en los países más desfavorecidos, no dedicamos todas las ayudas humanitarias a facilitar el aborto a todas las mujeres que estén embarazadas y a repartir pastillas anticonceptivas? Sería como imponer un genocidio de las futuras generaciones en los países en vías de desarrollo.
La vida es antes que nada superviviencia, en nuestro país hemos tenido la “suerte” de tener la superviviencia asegurada. Pero el mundo no siempre ha sido así, los animales se reproducen sí o sí y luego ya si pueden alimentarse o si mueren ya es otra cosa, no preparan una vida perfecta y se reproducen cuando tienen todo solucionado, sino que se van adaptando según las necesidades de cada momento. ¿Por qué abortar por miedo a la posibilidad de no poder alimentar al bebé, cuando la lucha por la supervivencia es lo que ha hecho que nuestros antepasados nos hayan creado?
¿Acaso en el pasado los celtas no se reproducían porque piensan: va, los íberos tienen muchos hijos y aquí no hay mucho suelo, así que vamos a dejar de reproducirnos y que sean los íberos los que dejen copias de sus genes. Todos tenemos una pequeña fuerza interna egoísta que nos hace querer sobrevivir, instruir, transmitir nuestra cultura y nuestro saber hacer, transmitir nuestros valores y nuestros genes, y es lo que ha hecho que tus antepasados se movilicen hasta crearte a tí.

“Hay que descriminalizar el aborto”

No acuso a nadie por tomar la la decisión de abortar, como tampoco acuso a nadie por querer succionarse kilos de grasa. Lo que me parece grave es que tratemos de normalizarlo. Abortar no es normal, no es una decisión, no es una opción, no es un derecho humano. Es una especie de bulimia reproductiva. La decisión ya está tomada de antes.

Es como si desconectásemos el acto de comer con el de alimentarnos, de tal forma que podemos comer simplemente por el placer de comer, pero sin correr riesgos de engordar. Podríamos ponernos un plástico enganchado en la boca que llega hasta el estómago, una especie de “condón femenino alimentario”, para disfrutar de la palatabilidad de cientos de alimentos sin que lleguen a digerirse, porque los extraemos desechando el plástico. O podemos tomar una pastilla diaria que inhabilita temporalmente la metabolización de nutrientes. O, después de un atracón, tomar una pastillita milagrosa de emergencia que disuelve de manera exprés cada gramo del citado atracón, no vaya a ser que nos crezca el culo.
Y ya, la emergencia absoluta ya la hemos creado, cuando estamos ya gordos y nos succionamos la grasa directamente.
En toda esta historia, ¿por qué comemos? ¿por qué tenemos hambre? ¿por qué nos gustan determinados alimentos y otros no? Comer no es ningún deporte ni entretenimiento, ya que si no sirviera para nada dejaría de ser atractivo. Si nos gusta es porque sirve para algo y es importante para nosotros. Otra cosa es que explotemos ese placer de manera artificial como hacemos con lo dulce por ejemplo, de manera que empieza a ser problemático porque rompemos un equilibrio natural y sufrimos desajustes como el sobrepeso.

Muchos de los llamados embarazos no deseados serían el resultado de un consumo excesivo de “sexo basura”. El sexo es una necesidad humana, no tan grande como la de comer, pero al fin y al cabo mueve grandes pulsiones. Hoy en día es un producto de consumo más, y la explotación masiva y descontrolada de esas pulsiones es un caldo de cultivo muy lucrativo. Como lo hemos desconectado de la reproducción al crear medicamentos que nos infertilizan temporalmente, se ha convertido en un entretenimiento que conviene impulsar para aumentar el consumo de una amplia gama de productos y servicios de los que dependemos.

metodos anticonceptivos

El aborto en casos de violación, problemas del feto o riesgo de muerte

Quedaría debatir acerca de casos especiales como violaciones, problemas graves del feto y riesgo de muerte para la embarazada, en los que el tema es aún más controvertido si cabe. Es verdad que el aborto soluciona muchos problemas en estos casos, pero ¿es por ello que debe realizarse?

El aborto en estas situaciones tendría el papel de deshacer una injusticia o de prevenir un mal mayor. Y puede parecer cruel negar el aborto a personas que están en esta situación, El aborto se perfila en estas situaciones como un recurso indispensable. A nivel individual todos queremos que nuestros problemas se esfumen de un plumazo, pero ¿qué efecto tiene eso a nivel global? (Ver: el dilema de los comunes)

Analogía de la resurrección

La gente por lo general teme a la muerte propia y la de sus seres queridos. La motivación que nos impulsa a querer sobrevivir y el dolor que nos provoca la pérdida mortal de alguien son sentimientos naturales que todos tenemos. Y aunque queramos posponer todo lo posible la muerte, es algo inevitable que hay que aceptar y que forma parte de la vida. La forma de aceptarla es el duelo sano, que nos hace pasar muy malos momentos pero nos permite resurgir y seguir viviendo después; al fin y al cabo nosotros mismos moriremos también tarde o temprano y tenemos que aprovechar el tiempo de vida que tenemos para hacer algo con ella.

Imaginemos que alguien inventa un procedimiento mediante el cual se puede revivir a alguien que acaba de morir. Todo el mundo querría utilizarla para deshacer el dolor de ver a sus seres queridos muertos. Quizá al principio fuera una técnica ilegal, practicada en clínicas privadas y al alcance de los bolsillos de unos pocos. Pronto la gente protestaría, pidiendo que se legalizara y se practicara gratuitamente en los hospitales públicos para que todo el mundo tuviese el mismo derecho a revivir. ¿os imagináis el percal? Se crearía el “derecho a la vida tras la muerte“.  Es muy bonito evitar pasar por el increíble dolor que provoca la pérdida de los que más queremos, a mí personalmente me encantaría saber que si mañana se muriera alguien cercano a mí tuviera la oportunidad de deshacer el evento mortal, sería casi como viajar al pasado y cambiar lo que ocurre. Resultaría entonces cruel no darla oportunidad a ciertas personas revivir cuando otras lo hacen y existe tal técnica, ¿no? habría que democratizarlo, ofrecerlo como un servicio “legal, seguro y gratuito” a todo el que lo desee.

¿Hasta qué punto podemos suprimir el mal?

Y es que la muerte es algo muy doloroso, pero forma parte de la vida y la vida no es justa, las cosas malas simplemente pasan. Vivir acontecimientos malos como procesos de duelo no solo es inevitable sino importante para el ser humano. Tenemos tendencia a querer alejarnos de lo malo, pero no porque sea algo indeseable vamos a eliminarlo artificialmente. Esto es muy difícil de decir y seguro que alguien me responde que ojalá me violen a ver lo que hago. Esas personas no habrán entendido el artículo.

Obviamente me horrorizo con las muertes de igual manera que me horrorizo con las violaciones o me entristezco al ver que alguien tiene un embarazo muy problemático… ¿pero de verdad la solución es intervenir artificialmente, hasta tal punto de considerarlo un derecho humano?

Y Unas muertes son menos dolorosas que otras: no es lo mismo una persona que muere de causas naturales a los 90 años que un joven de 20 años que perece en un accidente de tráfico. ¿Se pondrían cláusulas por las cuales la gente joven que sufre accidentes es apta a ser revivida mientras que las causas naturales se ilegalizarían, de la misma manera en la que  el aborto se legaliza en los casos de violación y embarazo de riesgo?

El aborto en la selección natural

La selección natural nunca ha dejado de funcionar; se va adaptando. Todo parece apuntar a que esta manera que tenemos de infertilizarnos voluntariamente tiene sentido en el engranaje de la evolución.

Así como todos tenemos un mecanismo de autoaniquilación personal que aparece si no nos adaptamos bien al medio (pensamiento suicida), a tenemos mecanismos aún más complejos y menos evidentes como en este caso la supresión de la reproducción, a nivel individual o a nivel de moda colectiva, o los famosos babyboom en épocas de postguerra.

Nadie nos obliga a suicidarnos, la gente que sufre de este estado mental desea morir. De igual manera, nadie nos impide tener hijos, DESEAMOS no tenerlos. Las generaciones más recientes de jóvenes en el mundo occidental están sufriendo este fenómeno contagioso que busca activamente eliminar las barreras naturales y posponer la reproducción o incluso anularla.

Hay determinadas condiciones que la naturaleza detecta como no propicias para la reproducción: la gente que sufre de depresión, estrés o ansiedad, o se encuentra en una situación que genera estos estados en la población general, tiene menos probabilidades de reproducirse porque detecta inconscientemente que el ambiente es hostil, y por lo tanto tiene menos deseos de descendencia. En la época actual quizá haya tanto desequilibrio en nuestras vidas que no percibimos el ambiente como propicio para tener descendencia; nunca encontramos el momento ni la situación necesarias para ello. En su lugar, intentamos reducir la disonancia cognitiva que nos provoca la situación con brotes activistas que cambien la percepción y racionalicen las ansias de libertad.femen aborto

 

 

COMPARTIR

Únete a la comunidad:

1 Comentario

  1. Por fin encuentro a alguien que piensa exactamente lo mismo que yo! Ya pensaba que la loca era yo cuando veo a tantísima gente hablar del derecho de aborto buff enhorabuena por el blog, tienes a una suscriptora más

DEJA UNA RESPUESTA